Pronunciamientos

26 de julio del 2022
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Un bebé de dos meses de vida, integrante de la comunidad indígena Hugua Po’i del pueblo Mbya Guarani del distrito de Raúl Arsenio Oviedo, del departamento de Caaguazú, falleció este martes 26 de julio de 2022, en un contexto de total abandono y desprotección por parte del Estado paraguayo.

Néstor Villalba Mendoza falleció a las 00:48 de este martes en el Hospital de la localidad de Raúl Arsenio Oviedo a 244 km. de la capital del país; hasta donde sus familiares lo llevaron el viernes pasado por síntomas respiratorios. De acuerdo al testimonio de uno de los miembros de la comunidad indígena, en el centro asistencial le sugirieron trasladar al niño a un hospital de mayor complejidad, sin embargo no contaban con ambulancia para dicho traslado.

La Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) viene acompañando la reivindicación territorial respecto al hábitat tradicional de la comunidad indígena Hugua Po’i y, en ese sentido, observa con preocupación la postura de algunos estamentos del Estado paraguayo que no se ocupan de garantizar el cumplimiento de los derechos de los pueblos indígenas, desde una perspectiva de interculturalidad e integralidad.

En la misma línea, es necesario puntualizar que este tipo de hechos trágicos está intrínsecamente relacionado a la vulneración de derechos y la desprotección que generan la negación de derechos, de acceso a la tierra y los reiterados desalojos forzosos y violentos.

Los desalojos forzosos generan mayores vulneraciones de derechos a niñas, niños, adolescentes, jóvenes, personas enfermas, personas con discapacidad y personas adultas mayores, en el caso de las comunidades indígenas a la comunidad toda, quienes se ven expuestos a situaciones de riesgo, como es permanecer al costado de las rutas, en este caso, como consecuencia de que la Policía Nacional se haya negado a dar cumplimiento a una medida judicial de no innovar que favorecía a la comunidad indígena, y que fuera planteada por el propio Instituto Nacional del Indígena (INDI) con apoyo de la Codehupy.

Los dos desalojos forzosos sufridos por esta comunidad indígena impiden o, al menos, restringen el acceso al sistema de protección social y esto se ve materializado en la vulneración de sus derechos y en la muerte de este niño. 

Observamos de modo reiterado en este caso y otros vinculados a desalojos forzosos, que el interés superior de la niñez y la adolescencia no son garantizados por las y los servidores públicos del Estado paraguayo.

Desde la Codehupy y la CDIA alertamos que existen otras personas -tanto adultas como niños y niñas- cuya salud está deteriorada por distintas afecciones y que, a raíz del contexto, no están siendo efectivamente atendidas por el Estado.

Hacemos un llamado a las autoridades nacionales y locales, de los tres Poderes del Estado a garantizar efectivamente cumplimiento de derechos básicos, a la protección de la vida, al desarrollo y al interés superior de la niñez, a tomar de manera urgente, todas las medidas pertinentes para evitar que estas situaciones se repitan.

Asunción, julio 26 de 2022

Coordinación de Turno: Decidamos, Fundación Vencer, Gestión Local.

Dante Leguizamón, Secretario Ejecutivo de Codehupy.