Pronunciamientos

18 de septiembre del 2018
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

En desacuerdo con el Acuerdo entre el Ministerio de Hacienda y BIRF para la transformación educativa

“La Educación no cambia al mundo: cambia a las personas que van a cambiar al mundo”

Paulo Freire, educador y pedagogo brasileño.(1921-1997)

El gobierno anterior firmó en enero de este año un acuerdo a través del Ministerio de Hacienda con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) o Banco Mundial, para que este sea el asesor técnico de un Plan Nacional de Transformación Educativa (PNTE 2030).

La situación del sistema educativo paraguayo viene siendo tema de debate en la opinión pública durante los últimos años, a partir de una serie de manifestaciones de descontento de distintos sectores estudiantiles, docentes y de las comunidades. Aunque existe una percepción general de que es imperativa una transformación de la educación paraguaya, este acuerdo se firmó sin ningún tipo de difusión, ni debate de una propuesta de semejante envergadura.

Desde la Red por el Derecho a la Educación, una unión de organizaciones, entidades, educadores y personas vinculadas a la educación que pretendemos hacer real el acceso universal a la educación de calidad como derecho fundamental y base para el acceso a otros derechos humanos. Nos preocupa que para la búsqueda de esta necesaria transformación se recurra a un Acuerdo que no solo no fue ampliamente debatido sino que implica que paguemos al banco casi un millón de dólares por un “servicio de asesoría” y que deja las decisiones de la política educativa en el campo financiero entre el Ministerio de Hacienda y un Banco internacional, desplazando al Ministerio de Educación y Ciencias como entidad rectora de los lineamientos educativos, pedagógicos y culturales.

Este formato de consultoría reembolsable elaborará recomendaciones de “focos de inversión basados en la evidencia internacional” para el Fondo de Excelencia de la Educación e Investigación, invirtiendo su rol, de administrador de los fondos, al establecer las políticas de financiamiento, que le deben corresponder al MEC

Las definiciones del Plan Nacional de Transformación Educativa 2030 y la Hoja de Ruta 2018-2023  se elaborarán a través de cinco expertos del BIRF previamente asignados, no contratados por el país sino por el banco consultor. La orientación del BM en educación ha demostrado dificultades cuando lo que se pretende es una transformación social, y no simplemente la adaptación más eficaz a las condiciones actuales de globalización y mercantilización de los servicios de acceso a derechos fundamentales y bienes comunes (salud, educación, agua, vivienda).

Muchos de los cuestionamientos en debate sobre los límites de la reforma educativa de los años noventa, tienen que ver con un proceso del que los docentes y la población general no se apropiaron completamente, ni tuvieron una participación protagónica, y recordemos que esta reforma fue financiada y asesorada de cerca por el Banco Mundial.

Desde la Red por el Derecho a la Educación, consideramos que es necesario dejar de lado este Acuerdo pero sobretodo necesitamos crear las condiciones necesarias para hacer posible instancias permanentes de participación para la determinación de políticas educativas pertinentes a nuestra realidad y nuestras necesidades como país.

Queremos que a través de un proceso de participación podamos contar con un núcleo permanente, con apertura, de alto nivel, que trabaje sobre un pensamiento pedagógico para el Paraguay. Para una educación que apunte a la construcción de una sociedad justa, que nos motive profundamente y que nos movilice en su realización.

Firman: