Pronunciamientos

1 de junio del 2021
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

CONSTRUYAMOS UN SISTEMA DE SALUD PÚBLICO, UNIVERSAL, GRATUITO, INTEGRAL, DE CALIDAD Y CON CALIDEZ

La Crisis sanitaria que vivimos y sentimos en estos tiempos de pandemia nos coloca en un impase histórico en el que la defensa del derecho a la salud y el cuidado de la vida requieren del rol protagónico de un Estado garante de derechos.

Las prácticas que han caracterizado a los diferentes gobiernos, desde hace décadas en nuestro país, han sido la expresión de una visión centrada en el individualismo y de políticas reduccionistas hiperfocalizadas, con graves problemas de acceso para la mayor parte de la población.

La deuda histórica con el derecho a la salud, y las condiciones de enfermedad, de mortalidad y de mortalidad evitable que en tiempos de pandemia de COVID estamos padeciendo, han visibilizado y evidenciado las carencias que se vienen arrastrando desde hace décadas, y nos obligan a centrar nuestros esfuerzos, como sociedad y como Estado, en las condiciones necesarias para garantizar la salud de todas y todos.

Desde las organizaciones sociales firmantes entendemos que, en nuestro compromiso con los derechos humanos, urge trabajar conjuntamente en un proceso colectivo para aportar a la construcción de un sistema de salud público, universal, único, gratuito, integral, de calidad con activa participación ciudadana y sostenido con recursos públicos basados en criterios de justicia tributaria.

Desde la Campaña por el Derecho a la Salud entendemos que, en el proceso de reforma del Estado, que incorpora la reforma del sistema de salud, se debe contemplar, indefectiblemente un proceso de apertura a la participación ciudadana protagónica y contemplar los siguientes aspectos:

  • La creación de una mesa de participación social que, promovida desde el Ministerio de Salud, habilite a un diálogo abierto y transparente con la sociedad organizada sobre las medidas de contingencia ante la pandemia del COVID, y el camino conjunto hacia la construcción del Sistema público de Salud al que tenemos derecho.
  • Concebir la Salud como un derecho humano, inherente a la persona y, como tal, protegido y promovido para todas las personas sin distinción alguna.
  • La Salud debe ser entendida como un proceso histórico y un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo como la ausencia de enfermedades.
  • Asumir que el Estado es el sujeto obligado de proteger la salud como un derecho de toda la población, sin ningún tipo de sesgo y/o discriminación.
  • El sistema de salud debe ser universal que se refiere tanto a la cobertura total de la población como a la cobertura total de servicios. Brinda servicios sanitarios a todas las personas, independientemente de cualquier característica particular.
  • El Sistema público de salud debe ser gratuito. Los costos no deben ser un determinante de exclusión o diferenciación poblacional.
  • Se debe Garantizar el sostenimiento del sistema público de salud, con una inversión en salud de al menos el 6% del Producto Interno Bruto (PIB), tal como lo establece la OPS para los países en la estrategia para la salud universal.
  • El Estado debe generar condiciones para obtener recursos fiscales, en base a justicia tributaria, que impidan la mercantilización de la salud y la equidad en el acceso por parte de la población.
  • El sistema de salud debe ser integral, ya que, la concepción de la persona debe ser en su totalidad, por lo tanto, se requieren de respuestas globales a sus necesidades, desde las más simples hasta las más complejas.
  • Es estratégico incluir el Modelo de Atención Integral (MAI), ya que es un modelo base de todo sistema de salud que pretenda ser integral y universal. El MAI comprende una combinación de enfoques conceptuales (de derecho, género, interculturalidad y determinación social) y estrategias de acción (promocional, preventiva, curativa y de rehabilitación), en los diversos espacios de la vida social (individual, familiar, laboral, de territorio social) y momentos del ciclo vital de las personas (nacimiento, infancia, juventud, adultez, edad madura, muerte)
  • Se tienen que crear las condiciones para implementar todos los anteriores atributos, gratuidad, universalidad, integralidad, calidad y calidez en un Sistema Único de Salud (SUS), que garantice el derecho a la salud a todas las personas, sin discriminación de ningún tipo.

En estos tiempos difíciles que nos tocan vivir y sentir, debemos colocar en el centro del debate público, la necesidad del pleno goce de los Derechos Humanos y particularmente de la vida y la salud de forma integral. Que la pandemia no nos niegue la posibilidad de pensar en los cambios profundos y necesarios que requiere nuestro país. Si algo hemos evidenciado en estos tiempos es que sólo lo público, que es de todas y todos, nos iguala en dignidad y derechos y, para ello, necesitamos fortalecer un Estado presente y garantista.

 Descargue el manifiesto aquí: Solicitud de mesa de participación y principales lineamientos propuestos